Comer mucha carne parece asociarse a un mayor riesgo de hígado graso no alcohólico

Las personas que comen mucha proteína animal tienen más probabilidades de tener un exceso de grasa en el hígado y un mayor riesgo de enfermedad hepática que las personas cuya principal fuente de proteínas son las verduras, según ha concluido un estudio del Erasmus University Medical Center de Rotterdam (Países Bajos).

Los investigadores se centraron en lo que se conoce como enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA), que generalmente se asocia con la obesidad y ciertos hábitos alimenticios. Si bien se recomiendan cambios en la dieta para tratar este tipo de enfermedad hepática, la evidencia científica hasta el momento no ha demostrado claramente si estos cambios pueden servir para la prevención.

En este estudio, publicado en Gut, los científicos examinaron datos de cuestionarios dietéticos y escáneres de grasa hepática en 3.882 adultos que tenían un promedio de 70 años. Las exploraciones mostraron que 1.337 participantes (34%) tenían hígado graso no alcohólico, incluidas 132 personas con un peso saludable y 1.205 con sobrepeso.

Las personas con sobrepeso que comían la mayoría de las proteínas animales tenían un 54% más de probabilidades de tener hígado graso que las personas que consumían menos carne, según el análisis. Los participantes sin hígado graso consumieron un promedio de 2.052 calorías al día, en comparación con 1.996 calorías promedio en personas con hígado graso.

Los pacientes con hígado graso también obtuvieron más calorías totales de las proteínas: 16% en comparación con 15,4% sin condición hepática. El consumo de vegetales fue similar para ambos grupos, por que los investigadores aseguran que fue la carne la diferencia en el consumo de proteínas.

“Esto fue independiente de los factores de riesgo comunes para EHGNA, como los factores sociodemográficos, el estilo de vida y los factores metabólicos. Quizás lo más importante es que la asociación fue independiente de la ingesta calórica total. También demostramos que una dieta diversa es importante”, explica la autora principal del estudio, Sarwa Darwish Murad.

La mayoría de las personas tienen un poco de grasa en el hígado. La enfermedad del hígado graso puede ocurrir cuando más del 5% del hígado por peso está compuesto de grasa. El consumo excesivo de alcohol puede dañar el hígado y hacer que se acumule grasa, una afección conocida como hígado graso alcohólico, pero incluso cuando las personas no beben mucho, aún pueden desarrollar una enfermedad del hígado graso no alcohólico.