Dos estudios nuevos muestran que el calcio no mejora la salud ósea

De acuerdo con dos estudios neozelandeses publicados en “The BMJ”, un aumento del aporte de calcio por medio de la alimentación o los complementos alimentarios no mejora la salud ósea ni evita las fracturas.

Un grupo de investigadores de la University of Auckland realizaron ambas revisiones sistemáticas. En la primera, el equipo halló que el aumento del aporte de calcio de fuentes o complementos alimentarios produce pequeños aumentos (1-2 %) en la densidad ósea. Sin embargo, según escriben los autores, es poco probable que tales aumentos produzcan una reducción clínicamente significativa en el riesgo de fracturas.

En el segundo estudio, los investigadores examinaron la asociación entre la ingesta alimentaria de calcio y el riesgo de fractura, y llegaron a la conclusión de que no hay pruebas en ningún ensayo clínico de que el aumento de la ingesta de calcio de fuentes alimentarias evite las fracturas.

Las directrices aconsejan que los hombres y mujeres mayores de 50 años de edad tomen al menos 1000-1200 mg/día de calcio para mejorar la densidad ósea y evitar las fracturas. Sin embargo, los autores arguyen que es hora de reconsiderar esa recomendación. La ingesta de calcio en una alimentación equilibrada normal es suficiente.