El inicio temprano de la menstruación está asociado a mayor riesgo de diabetes tipo 2

La aparición temprana de la menstruación está asociada con un riesgo más alto de diabetes, pero el índice de masa corporal (IMC) podría mediar en esta asociación, según los resultados de un estudio publicado en la revista ‘Menopause‘, editada por la revista de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS).

La diabetes es un problema de salud pública mundial que se espera que afecte a 693 millones de personas en todo el mundo para 2045. Se ha convertido en una de las enfermedades más comunes en todo el mundo. En 2015, afectó a casi el 8,8 por ciento de las personas de entre 20 y 79 años en todo el mundo, y se espera que para 2040 afecte al 10,4 por ciento.

Con tanta gente afectada, no es de extrañar la cantidad de investigación que se ha dedicado a identificar los determinantes de la enfermedad para prevenir su desarrollo. Varios factores ambientales y de estilo de vida ya han sido confirmados, pero también hay evidencia creciente que apunta a algunos factores fisiológicos. Por ejemplo, ha sido bien documentado cómo la dieta y el ejercicio influyen en el riesgo de diabetes tipo 2.

Este nuevo trabajo, que ha analiza a más de 15.000 mujeres posmenopáusicas en China, ha encontrado que las mujeres que comienzan a menstruar a una edad más temprana tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Más específicamente, cada año de retraso en la edad de la menarquia (día en el que aparece la primera menstruación) se correlacionó con un riesgo un 6 por ciento menor de diabetes tipo 2.

Aunque este no es el primer estudio que sugiere la asociación entre la menarquia temprana y la diabetes, proporciona evidencia adicional con respecto al aumento del riesgo, así como al hecho de que el IMC puede mediar parcialmente la asociación, y que la proporción de ese efecto es del 28 por ciento.

Este estudio de mujeres chinas rurales indica que la edad media de la menarquia se retrasa en relación con los países occidentales a los 16,1 años y se relaciona con un menor riesgo de diabetes tipo 2. “El inicio temprano de la menstruación (14 años) se asoció con diabetes en etapas posteriores de la vida, probablemente impulsado por el IMC de los adultos. Otros factores como la nutrición y el IMC en la infancia también pueden desempeñar un papel en esta asociación”