El riesgo cardiovascular asociado a la diabetes tipo 2 se puede reducir considerablemente con un tratamiento correcto y evitando el tabaco

Un tratamiento adecuado y no fumar pueden reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular asociado a la diabetes tipo 2y, en algunos casos, incluso eliminarlo, según concluye un estudio de la Universidad de Gotenmburgo (Suecia), publicado en The New England Journal of Medicine.

Los principales factores que intervienen en la posibilidad de sufrir enfermedad cardiovascular en personas con diabetes son la hipertensión arterial, un nivel de glucosa elevado sostenido a largo plazo, la hipercolesterolemia, la función renal disminuida y el tabaquismo, que es el factor más importante al hablar de la muerte prematura.

La clave del estudio es que todos estos factores pueden controlarse con medicación y evitando el tabaco. “Optimizando estos cinco factores de riesgo, y todos son influenciables, puede recorrerse un largo camino. Hemos demostrado que los riesgos se pueden reducir considerablemente y, en algunos casos, incluso se pueden eliminar”, ha indicado el autor del trabajo, Aidin Rawshani.

Para el estudio se ha utilizado la base de datos del Registro Nacional de Diabetes de Suecia, con aproximadamente 300.000 pacientes con diabetes tipo 2 diagnosticados en el período 1998-2014. Se han comparado con un máximo de cinco sujetos emparejados por género y edad extraídos de la población general.

En cuanto a los resultados, muestran que hay individuos con diabetes tipo 2 que no tienen más del 10% de riesgo elevado de muerte prematura, infarto de miocardio e ictus en comparación con la población general. El riesgo de insuficiencia cardíaca en este grupo fue un 45% más alto que en el grupo de control.

También se ha observado que las personas con diabetes tipo 2 tienen diez veces más riesgo de infarto, insuficiencia cardiaca o ictus, y cinco veces más riesgo de muerte prematura que los individuos del grupo de control.

“El estudio también muestra que el riesgo de complicaciones, especialmente insuficiencia cardiaca, es mayor en aquellos pacientes que tienen menos de 55 años, lo que subraya la importancia de controlar y tratar los factores de riesgo en pacientes jóvenes con diabetes tipo 2”